martes, 24 de enero de 2012

Tus silencios

Tus silencios siempre fueron exclusivamente tuyos hasta que aparecí, me apoderé de ellos al mismo tiempo que engullía tu orgullo y domaba tu voluntad. Aunque al final los envolviste en papel de regalo y me los entregaste de rodillas… sonriendo. En ellos escondías tus lágrimas, tus noches sin dormir, tus miedos e incluso tu deseo, ese oscuro y sucio. Todo aquello que era privilegiadamente tuyo.
Despacio gané el privilegio del silencio.
Disfruto de tus silencios al llenarlos de preguntas cuyas respuestas sé, únicamente por el placer de oírte a ti decir la respuesta. Silencio propio o provocado por Mi Polla al violar tus palabras hasta hacerte tragar las suyas. Porque he convertido tus silencios en el compañero perfecto de mis azotes, sonido seco y resonante de mis manos en tus nalgas que se enlaza con tus silencios obedientes y lascivos.
Resistentes y cortantes los fundí a base de gemidos y súplicas, apartándolos de tu mente para abrirla de par en par a Mis Ojos y a Mi polla, siendo parte candente de tus virtudes y tus defectos los degusto por igual sólo por el hecho de que al contrario de la mayoría de las personas el silencio forma parte de ti y te hace más bella.

6 comentarios:

  1. Me gusta el silencio, a veces buscado y otras expontaneo. El silencio innato forma parte de la persona y como tal debe ser respetado y aprovechado.

    Un enorme saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo laprincesa{Celta} que cada uno tiene un silencio propio y cuando alguien comprende tu silencio es que esa persona es para ti.

      Un saludo

      Eliminar